Recetas con acelgas

Las acelgas gozan de numerosas aplicaciones medicinales y alimenticias, por ser emoliente, refrescante, digestiva, diurética, diaforética y nutritiva. El sabor de las acelgas es similar al de las espinacas, aunque algo más suave. Tienen unas hojas verdes y finas que requieren menos de la mitad del tiempo de cocción que las partes blancas; por lo que es mejor separar previamente dichas partes, y de esta manera se evita que las hojas queden demasiado blandas por cocerlas demasiado. Las hojas tiernas de las acelgas se pueden tomar crudas en ensalada. Si son ya viejas, es mejor consumirlas sin los tallos y nervios, ya que suelen ser amargas.
Uno de los problemas o dificultades con que se encuentran las familias a la hora de comer acelgas es la poca aceptación que poseen entre los más pequeños. Pero existen una serie de apuestas culinarias que aumentarán su consumo. Una de ellas consiste en dejar enfriar las pencas una vez cocidas y añadirlas como ingrediente en las ensaladas, también se pueden rellenar con jamón y queso, o palitos de pescado y gambas. En tortilla o pizza de verduras presentan un aspecto inmejorable, pero la elaboración más sorprendente llega en el postre, rebozadas y empapadas con leche cocida, azúcar y canela.
Podemos encontrar acelgas en el mercado durante todo el año, aunque la mejor época para su consumo va desde finales de otoño a principios de primavera. A la hora de comprarlas, los ejemplares de mayor calidad son aquellos con hojas tersas, brillantes y de color verde uniforme (sin manchas), con pencas duras y de color blanco. Si las hojas son muy grandes y arrugadas, quiere decir que ya han florecido o están a punto de hacerlo, y esto hace que sus pencas desarrollen un sabor muy amargo.
Si se compran acelgas frescas y se desean congelar, se han de escaldar previamente durante 2-3 minutos en agua hirviendo y posteriormente se congelan. Es una verdura muy perecedera, por lo que conviene consumirlas en el menor periodo de tiempo. Si la guardamos en el verdulero de la nevera, se conserva unos días más.