Recetas con espárragos

La receta de espárragos más sencilla es hervirlos en agua o al vapor hasta que están tiernos y se sirven con una salsa ligera (como la holandesa o la mahonesa) o con mantequilla derretida, o con unas gotas de aceite de oliva y queso parmesano rallado por encima. La Thermomix nos permite tanto hervirlos como hacerlos al vapor, así que podremos hacer desde esta receta de espárragos tan sencilla hasta otras más elaboradas que podéis encontrar en esta página. Una forma de prepararlos y presentarlos mejor es hacerlos a manojos o haces, en la varoma de la Thermomix caben perfectamente estirados.
El espárrago blanco se obtiene al evitar la exposición de las plantas a la luz mientras crecen. El espárrago morado es diferente a las variedades verdes o blancas, se caracteriza principalmente por un alto contenido en azúcar y bajos niveles de fibra.
A diferencia de las mayoría de las verduras, en las que las más pequeñas y delgadas son más tiernas, los tallos gruesos de espárragos tienen mayor volumen tierno en proporción a su piel. Cuando los espárragos llevan demasiado tiempo en el mercado, los extremos cortados se habrán secado y vuelto ligeramente cóncavos. Los cocineros meticulosos raspan los tallos de espárrago con un pelador de verduras, evitando las yemas, y los enfrían en agua helada antes de hervirlos; a menudo la piel se incorpora al agua de cocción y se retira cuando los espárragos están hechos, supuestamente para evitar diluir el sabor.